La hora de los servidores públicos

Por: Juan Carlos Cortés C. Abogado por la PUCP, Socio del Estudio Gonzales & Asociados Abogados, Miembro del Consejo Directivo de SERVIR, Presidente de Ciudadanos al Día.

Salimos de una confrontación electoral que más allá de las lecciones que debemos aprender sobre tolerancia, respeto de los demás y confrontación de ideas más que de adjetivos, los ciudadanos han mandado un mensaje claro sobre la necesidad de un Estado eficiente y presente, sobre todo en aquellos lugares del país en el que su ausencia ha sido más que notable.

Para realmente comprender esto es necesario cambiar la visión existente, por un lado,  del servidor público con respecto a los ciudadanos, en tanto se deben ver los problemas que los aquejan usando sus lentes, y no como creen que son sus problemas y las soluciones a éstos. Por ejemplo, establecer la atención generalizada de todas las entidades públicas en determinados días (domingos) en los que las personas no asisten a realizar trámites (pensando en que lo van a hacer), es no haber visto el problema desde el ciudadano y por lo tanto es una medida ineficiente. Hubiera sido mejor aprender de algunas experiencias que partiendo de las necesidades del ciudadano han planteado medidas convenientes.

Esto es situarse en el lugar del ciudadano y responder adecuadamente en sus requerimientos, comenzando por una correcta atención, que generará una relación distinta basada en el respeto.

De otro lado, la del ciudadano con respecto al servidor público, porque hay una incorrecta generalización que son intrínsecamente ineficientes o corruptos. La mayoría de servidores públicos tiene vocación de servicio y rechaza la corrupción, así como tiene iniciativa para ser más eficientes, como lo demuestran las más de 800 buenas prácticas que han sido calificadas como tales en el marco del Premio que organiza Ciudadanos Al Día anualmente.

En consecuencia, el punto de partida es este cambio de enfoque que debe provenir de los servidores públicos, pero también de los ciudadanos.

En este contexto nos debe preocupar el servidor público como trabajador (con sus deberes y derechos) y por eso consideramos que debemos trabajar en los siguientes pasos:

1.  El Estado debe ser un empleador ejemplar, y por lo pronto debe ser el más cumplido en la aplicación de la Constitución y de las leyes vigentes. Lo sucedido con los denominados servicios no personales no puede repetirse, ya que a pesar de la creación del régimen, calificado como laboral por el Tribunal Constitucional, del CAS – contrato administrativo de servicios, al cual pasaron los SNP, el problema no está resuelto. Una evasión de la aplicación de la norma ha generado un problema mayor al país.

Si bien deben existir soluciones normativas, como se indica posteriormente, las medidas no normativas son significativas, como por ejemplo, la reivindicación de la función de las Áreas de Personal o de Recursos Humanos brindándole las herramientas necesarias para realizar una buena gestión integral y no dejándolas como simplemente elaboradoras de planillas. El sistema de Gestión de Personas debe ser uno de los ejes trascendentales en el desarrollo del Estado, en el que se tienen que involucrar necesariamente las cabezas institucionales.

2.  Debe invertirse en una capacitación de calidad. Muchos de los problemas referidos a la ineficiencia están relacionadas a la falta de inversión en formación o en una inadecuada inversión en capacitación de baja calidad o relacionada con temas que no reviertan en la profesionalización del servidor público.  En consecuencia debe informarse, medirse y hacer un seguimiento a esa capacitación.

En este sentido se debe reconocer que existen diferencias entre las regiones e instituciones. Como lo ha comprobado SERVIR (la Autoridad Nacional de Servicio Civil) en las evaluaciones que ha venido realizando en los sistemas de inversión pública o de adquisiciones del Estado ha demostrado que las necesidades en determinadas entidades o regiones no son las mismas, y que la oferta educativa debe reconocer dicha situación.

3.  Debe discutirse ampliamente y aprobarse las leyes vinculadas a los funcionarios y servidores públicos, en las que se realice un equilibrio entre los derechos que les corresponden a los trabajadores públicos y el cumplimiento de sus deberes.  Estas normas modernas deben ser una prioridad para el nuevo Congreso.

4.  Sería importante repensar la labor de la Contraloría General de la República, en el sentido que le importe más la prevención que la sanción; la iniciativa en la solución de problemas que el incentivo a evitar el compromiso de hacer de algo; el nuevo gerenciamiento a la excesiva formalidad; priorizar la efectiva lucha contra la corrupción que la preocupación por aspectos formales de poca importancia o discutir decisiones gerenciales. Consideramos que la Contraloría puede constituirse en un pilar en el desarrollo de los servidores públicos, pero desde nuestro punto de vista, requiere un cambio de visión.

 5. Lograr que ejemplos (buenas prácticas) en el gerenciamiento de personas en el aparato público se conviertan en modelos que se adopten en otras organizaciones estatales, de tal manera que se transmita el aprendizaje adquirido.

 6.Se debería implantar una manera distinta de relacionamiento entre las instituciones públicas, e inclusive de generar vínculos. Hasta hace poco tiempo no existían espacios de intercambio entre los servidores públicos, de su experiencia, de sus aprendizajes, de sus problemas; no existía transferencia de conocimientos de unos a otros. Si bien se han abierto espacios, deben ser muchos más aprovechando la  tecnología.

Hay avances en lo señalado, como lo que viene realizando SERVIR, o de lo que hacen instituciones que incentivan a su personal y hacen cada día una mejor labor, o de instituciones privadas que apoyan en este quehacer.

Lo que sí debemos comprender es que la presencia y la eficiencia del Estado no es un tema de leyes solamente, y no es un reto del próximo gobierno únicamente, sino de todos, y de cómo somos eficientes en lograr un Estado al alcance de los ciudadanos.

*La foto fue obtenida de la galería de Ministerio Secretaría General de Gobierno

About these ads

One Response to La hora de los servidores públicos

  1. pero no HAY ejemplos de vocacion de servidores publicos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 250 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: