Tratamiento de Datos Personales: Más allá de lo evidente

Por: Maite Vizcarra (@techtulia)*

El impulso que se le ha impuesto recientemente en el país, al proceso de construcción de un marco institucional adecuado que facilite el uso, tratamiento y transferencia de datos personales (cualquier tipo de información sea privada o no y que se pueda referir a una persona natural que la identifica o la hace identificable) desde el 9 de junio pasado, ha vuelto a llamar la atención de los interesados hacia el impacto que este tipo de normas tiene en diversos procesos productivos, sean públicos o privados.

Ya hemos discurrido antes respecto de la conveniencia de contar con un marco institucional que no sólo reconozca la presencia de un derecho de tremenda actualidad como es el denominado derecho de Autodeterminación Informativa (Libertad Informática o simplemente Protección de Datos Personales reconocido en otras latitudes desde el año 1976, caso portugués) dado al avance de la tecnología que en buena cuenta facilita la difusión y uso casi incontrolable de cualquier tipo de información por efecto de la digitalización.  Y es que una Ley de Protección de Datos Personales (en adelante la Ley) sirve además para ofrecer al Perú la opción de convertirse en un “territorio seguro” y atractivo para el despliegue de nuevas industrias y modelos de negocio que capitalicen de la mejor manera los varios acuerdos de comercio internacional que hoy ostenta.

¿Qué impactos económicos puede suponer la aplicación y vigencia de una Ley de esta naturaleza para todos nosotros? En buena cuenta, la urgencia de contar con un marco regulatorio que promueva el uso seguro de bases de datos personales, es la constatación de que el Perú no es un país seguro de cara a las leyes europeas, americanas o asiáticas. Es la constatación que para poder instalar con fuerza nuevas industrias como el atractivo Offshoring (esto es la posibilidad de tratar bases de datos desde Perú para brindar servicios en línea a otros países) que viene creciendo sostenidamente en toda la región y que en el caso de países como Colombia y Chile exporta cerca de US$850 millones anuales[1]; es imprescindible tener sello de calidad como país seguro.
Por eso los beneficios de la Ley no sólo se vinculan con el mundo de los DD.HH., del debate social o de la mera aproximación jurídica, sino además con el crecimiento económico: el Perú requiere mejorar su estándar legal para poder ser elegible como centro de inversión por parte de empresas que quieran producir desde aquí, y brindar sus servicios al resto del mundo.

Entonces hay que ser claros: La presencia de una ley de Protección de Datos Personales propuesta por el Ejecutivo, se enfrentará a una cultura efectiva de protección de datos personales bastante baja y con una práctica de manejo desprolijo de bases de datos tanto en el mundo privado como en el público que no va a ser fácil de controlar o revertir. Cualquiera que sea la ley que finalmente surja del Legislativo (donde hoy se encuentra el proyecto) va a significar resistencia por parte de agentes que han estado acostumbrados a una práctica más bien de desregulación, a la desprolijidad, contando con la tolerancia, en algún sentido irresponsable, de una sociedad que no ha reconocido aún la verdadera titularidad sobre un activo valioso respecto del cual no hemos tenido aún opción de beneficios.

A qué beneficios nos referimos. En primera instancia a la opción de ampliar el empleo mediante la prestación de una gama de servicios (que pueden ir desde los más calificados como los de Tecnología de la Información y Comunicaciones, pasando por la gestión de recursos empresariales hasta la prestación de servicios complejos como finanzas, innovación, etc) de manera “deslocalizada geográficamente” o tercerizada. Si alguna vez se preguntó en qué consistió el milagro económico irlandés en Europa o cómo es que la India exporta gurúes en tecnología al resto del mundo, habría que entender mejor la prestación de servicios vía medios digitales u offshoring.

Si algo nos ha facilitado la tecnología, es poder rebasar límites físicos y geográficos que pueden ampliar la oferta y demanda local. Y no sólo a nivel de los grandes jugadores, sino incluso de las pymes o mypes. Considere solamente, que en América del Sur tenemos el equivalente al 60% de los graduados[2] de la India (líder en la industria) con capacidad para ofertar servicios vía offshoring, en sus diversas ramas. Miles de puestos esperando ser cubiertos más allá de nuestras fronteras y con estupendos niveles salariales. Para ello, se requiere una Ley que nos otorgue niveles de seguridad idóneos en las transacciones de data electrónica.

Pero además la Ley es pertinente, para promover una mejor distribución de la Inversión Extranjera Directa (IED) que hoy se orienta principalmente a la exportación primaria  (minería, pesca y agroindustrias) con escaso valor agregado[3], innovación tecnológica y la prestación de servicios financieros. En este sentido, una estrategia que permita intensificar la inversión en actividades de servicios con niveles relevantes de innovación a fin de lograr una mayor diversificación de nuestra estructura productiva; necesariamente debería contemplar premunir al Perú de las herramientas institucionales y legales que lo hagan elegible.

Para ello sirve una Ley de Protección de Datos Personales, más allá de lo evidente. Para incorporar mayor valor agregado a la producción del país y la generación de empleos con alta productividad.

Hasta la próxima.

Nota: Para ahondar un poco más sobre la industria de los servicios offshoring le recomiendo la siguiente explicación

*Abogada. Experta en tecnología y telecomunicaciones.


[1] De acuerdo a http://www.nearshorejournal.com

[2] De acuerdo al Centro de Globalización, Gobernabilidad y Competitividad de la Universidad de Duke.

[3] Por ejemplo, en el periodo de 1981 al año 2007 el sector agropecuario concentra cerca de una cuarta parte de la PEA total, por encima del promedio de América Latina y el Caribe, donde representa sólo 19,6%.

Anuncios

3 Responses to Tratamiento de Datos Personales: Más allá de lo evidente

  1. Efrain says:

    Interesante comentario sobre las implicancias económicas de la protección de la información (sobretodo porque es común que se aborde el tema solamente desde los DDHH). Sería interesante “medir” el impacto de la inseguridad en cuanto a la protección de la información en la inversión extranjera; sin embargo, también se debe tomar en cuenta que a nivel de PYMES la forma de comercio no se ve necesariamente por este factor; en todo caso son temas por analizar cuyo reflejo se vería en propuestas normativas.

    Saludos

  2. Hola Efraín:

    Gracias por los comentarios. En efecto, el aspecto vinculado a la transferencia internacional de data personal es un universo extenso y al que habría que destinarle dedicación y análisis particular. Sin embargo, para no dejar el tema muy abierto, hay que indicar que ya existen índices y ratios en la experiencia que permiten medir los aspectos que sugieres.
    Saludos,

    Maite Vizcarra
    @Techtulia (en Twitter)

  3. ricardo says:

    MIS CORREOS ELECTRONICOS Y MIS COMUNICACIONES SON VIOLADOS POR EL MISMO OPERADOR AL ESTAR E JUICIO CON ELLOS LO MISMO QUE SIN MI AUTORIZACION VIPOLANDO REITERADAS VECES EL INCISO 10 ARTICULO 2 DE LA CONTITUCION Y EL OSIPTEL HACE DE VISTA GORDA APAÑANDOLOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: