¿No más “cajitas felices”? Infelices propuestas de restricciones promocionales a los restaurantes de comida rápida

Por: Mario Zúñiga *

“McDonald’s hace mi labor de madre más difícil” declaró Sheila Nesbitt, una ciudadana estadounidense de 36 años, madre de un niño de 6 años y una niña de 3, a investigadores del Center for Science in the Public Interest. Según ella, dicho establecimiento “ofrece juguetes baratos que atraen a los niños. Mis hijos siempre quieren ir a McDonald’s por sus juguetes. Hago lo mejor que puedo para educar a mis hijos en relación a una sana alimentación, pero es difícil cuando compito con el nuevo juguete de Shrek”.

Al parecer, oportunistas políticos han hecho suya la preocupación expuesta, y así como con el tabaco, el Estado le ha declarado la guerra a la denominada “comida chatarra”. En el último año se han discutido en diversos países medidas como la imposición de impuestos selectivos al consumo de comida con alto contenido de grasas, u obligaciones de transparencia para la comida con alto contenido de sal.

Ahora, en países como Estados Unidos (específicamente en el condado de Santa Clara, en Los Ángeles) y España, se discute la posibilidad de prohibir que las empresas de comida rápida (cadenas como McDonald’s, KFC o Burger King) entreguen juguetes o regalos con la finalidad de promocionar ciertas ofertas o especiales o “combos” de comida. Incluso, hace pocas semanas, el Center for Science in the Public Interest ha amenazado con demandar a McDonald’s si no cesa dicha práctica. La finalidad de tales medidas o iniciativas sería desincentivar el consumo de la comida chatarra, alta en grasas y carbohidratos, y que es vista como la gran “culpable” del incremento de las tasas de obesidad y enfermedades coronarias.

¿Es justificada la campaña contra las cajitas felices?

Es innegable que la práctica funciona. La Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos de América ha reportado que las cadenas de dicho país gastaron (lideradas de lejos por McDonald’s) en el año 2006 hasta 360 millones de dólares en juguetes, con la finalidad de promover el consumo de menús para niños. En dicho año los restaurantes vendieron más de 1200 millones de menús a niños de 12 años y menores, ventas que representan aproximadamente el 20% de sus ventas totales.

¿Una práctica comercial agresiva? ¿Manipuladora? No lo creo ¿Debería ser ilegal? Definitivamente no.

Lo primero que debemos preguntarnos ante esta propuesta es ¿acaso los niños deciden lo que comen o compran para comer? En efecto, los juguetes o regalos a los que se refiere la iniciativa comentada son normalmente dirigidos a menores de edad. Pero éstos no son quienes finalmente adoptan la decisión de consumo, sino que son sus padres o tutores los responsables de su adecuada alimentación. Una vez precisado esto, la segunda pregunta sería ¿puede un padre decidir racionalmente (mal)alimentar a sus hijos con comida chatarra sólo para que éstos dejen de molestar para que les compren la comida y los juguetes que les provocan? No tenemos a la mano información estadística sobre el particular, pero es muy probable que la gran mayoría de padres lo haga… ocasionalmente.

Si bien hay un consenso generalizado en el sentido de que la comida chatarra puede tener efectos nocivos, resulta improbable que el consumo ocasional de hamburguesas y papas fritas, dentro de lo que debería ser una alimentación balanceada y un ritmo de vida que contemple cierto nivel de actividad física, genere algún daño a los niños.

Si, por el contrario, algún padre irresponsable dejara que sus hijos almuercen en Mc’Donald’s dos o tres veces a la semana, más aun si lo hiciera por la presión de éstos por obtener algún juguete, no es a dicha cadena a la que debemos culpar.

Personalmente, me parece legítimo que el Estado promueva que la gente coma más saludable, proveyendo más y mejor información al consumidor. Pero no es justificado que se le declare la guerra a los restaurantes de comida rápida, que finalmente proveen una opción cómoda, económica, y para algunos hasta divertida, de alimentación.

Distinto sería el caso si los referidos restaurantes incurrieran en prácticas fraudulentas o engañosas, haciendo creer que su comida es menos dañina de lo que es, o que puede consumirse con una gran frecuencia sin problemas. Pero ese difícilmente es el caso. No es necesario ser un experto en nutrición o medicina para saber que el consumo frecuente o excesivo de comida con alto contenido de carbohidratos y grasas saturadas puede ser dañino para la salud.

Si un padre o madre tiene problemas porque su hijo le exige ir a Mc’Donald’s en busca del último muñeco de Shrek, ¡pobre de él o ella cuándo el niño descubra el Play Station, Internet o los cigarrillos!

*Abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú

Anuncios

15 Responses to ¿No más “cajitas felices”? Infelices propuestas de restricciones promocionales a los restaurantes de comida rápida

  1. Pingback: Sobre restricciones al marketing de la comida “chatarra” « De Común Sentido

  2. Sebastián says:

    La realidad es otra en Estados Unidos. Desde el punto de vista gubernamental, cuando tienes casi 1m de muertes anuales por problemas cardivasculares, obviamente debes encontrar culpables. Si tu población es mayoritariamente tonta desinformada, como en el ejemplo , debes rescatarla como si fuera ganado. Es imposible que la vaca coma únicamente buen pasto a menos que le pongas una valla.

    • Hola Sebastián. Si es verdad que en USA es más un problema que acá; pero dada nuestra proclividad a importar normas sin meditar o analizar los problemas, probablemente se convierta en un problema “regulatorio” (no real) para nosotros.

      Discrepo de tu segundo comentario, aunque sé que es una idea bien extendida. Me parece curioso que los americanos tengan fama de ignorantes, cuando probablemente tienen el mejor sistema educativo del mundo, la mejor prensa y una sociedad civil muy fuerte. Si bien hay dudas sobre su sistema educativo primario y secundario, aun cuando están entre los 20 mejores puestos; su sistema universitario es de lejos el mejor. Tiene aproximadamente 15 de las mejores 20 universidades del mundo, lo cual es el equivalente a que los primeros 15 equipos de la liga inglesa de fútbol sean al mismo tiempo los 15 mejores del mundo. Imagínate: todas las champions, desde octavos, serían solo equipos ingleses. En el ámbito educativo, semejante paliza le da USA al resto del mundo.

      Oscar

    • Mario Zúñiga says:

      Estimado Sebastián,

      Precisamente analizaba la norma tomando en cuenta el contexto estadounidense, aunque como dice Oscar, no está demás “cortar con lo sano” cuando encontramos una norma que nos parece innecesaria o incluso perjudicial, pues nuestros “innovadores” congresistas suelen copiar estas iniciativas.

      Creo que ni aquí en Perú ni allá en Estados Unidos la norma tiene sentido. Es cierto que la obesidad o el aumento de incidencia de enfermedades coronarias puede ser un problema, pero no podemos iniciar una persecución contra los restaurantes de comida rápida, que como comentaba muchas veces son una opción válidad para estudiantes o personas de bajos ingresos. Lo importante es no excederse.

      Cada uno es responsable de lo que come y de su estilo de vida (haciendo la salvedad, claro de niños e incapaces, caso en el que responden sus tutores legales).

      Saludos,

      Mario

  3. enrique says:

    Discrepo en cuanto al sistema educativo de los EE.UU. Esas 15 o 20 universidades que puedan estar rankeadas por alguna revista pueden ser excelentes centros de aprendizaje o investigación pero son estadísticamente no significativas para la población de ete país. En los EE.UU. la gran mayoría de la población no puede acceder a estudios universitarios, mucho menos a universidades como Harvard, Cornell, Yale o Stanford. La prensa de EE.UU. es pésima salvo algunas excepciones. El contenido noticioso es altamente controlado y la propiedad de los medios de comunicación están altamente concentrados. Si se trata de poner ejemplos de educación, prensa y sociedad civil fuerte, activa y para todos mejor están los países escandinavos.

    Creo que las normas se dan cuando el mercado genera más costos que beneficios. Si creo conveniente que informen respecto al contenido calórico de su menú por ejemplo. También, acerca de sus ingredientes y su origen. Ello no es persecución a la libre empresa sino un medida que busca enpoderar al cliente para que tome una decisión informada. Vale la pena mencionar que la manera que se “diseña” un “quarter pounder with chesse” o un ceviche son muy diferentes. el primero es una obra de ingeniería que ha sido desarrollada para vender como sea mientras que la otra no nació o se desarrollo con el mismo fin. Saquen sus conclusiones…

    La obesidad y las enfermedades cardio-vasculares producto del abuso de cierto alimentos debería ser parte integral del sistema de educación.

    Saludos,

    Enrique

    • Mario Zúñiga says:

      Estimado Enrique,

      Totalmente de acuerdo, una adecuada alimentación debería ser parte del plan educativo, sobre todo en el caso de los menores, de cualquier país.

      No obstante, no creo que la respuesta al problema de la comida chatarra venga por ahí. Tal como precisa Becker (http://uchicagolaw.typepad.com/beckerposner/2010/02/on-consumer-competence-becker.html), el consumo de comida chatarra tiene que ver también con los ingresos, ya que es una comida barata (en términos de costo directo y también porque nos permite ganar tiempo).

      Finalmente, no es necesario haber tenido una gran educación para saber que comer comida chatarra (en exceso) nos hace mal.

      Saludos,

      Mario

      • marco says:

        Con todo el respeto que se merece Becker, todos tenemos nuestro pensamiento político-económico (ideológico). lamentablemente el de él (Friedman-maniac) no pasa por bueno momentos en estos tiempos de crisis globalizante. Ojo que tiene sus cosas rescatables. Podría citar otras referencias pero creo que no fortalecerían la argumentación dado que cada uno escoge sus fuentes.

        Comprobadísimo que aquellos países que no creen en la total desregulación del mercado y sus instituciones les va mejor. Basta dar una mirada al norte de Europa. Están annos luz del resto. Sería una pena tomar la ruta que le ha creado tanto problemas a los EE.UU. Acabo de regresar de visitar ese país y los comentarios de la gente te desinflan. una nación desprotegida y atada de manos por las corporaciones que no tiene lealtad a nadie.

        La comida chatarra no es más barata necesariamente si se considera los insumos y su calidad y eso sin considerar las externalidades que ocasiona. Por ejemplo, la nefasta contribución al cambio climático (methano) emitido por millones de ganado y la transformaciones de bosques a pasturas. la famosa “hamburger conection”. Bueno, ese es otro tema.

        Discrepo, si es necesario ser educado para saber las cualidades de cualquier alimento no solo de comida chatarra. Ojo a como se disenan no solo las hamburguesas sino otros productos como las bebidas gaseosas.

        saludos,

        Marco

      • Estimado Marco,
        Muchas gracias por tu comentario.

        No sé en que te basas para decir que está comprobadísimo que a los países que regulan les va mejor. Más bien, la mayoría -sino todos- los estudios de regulación económica concluyen que la gran mayoría de normas (a excepción de algunas vinculadas con la salud o el medio ambiente) no solo no cumplen sus objetivos, sino que son aprobadas por la presión de los propios grupos de interés (que son, a su vez, el objeto de la regulación). Estas teorías, formuladas desde muy temprano por Buchanan, Olson, Tullok Stigler, Posner, el mismo Becker, etc, etc. (si no tomamos en cuenta el seminal trabajo de Beard), son concluyentes en relación a la eficacia y origen de las normas. Por otro lado, tampoco comparto el considerarlas una ideología, ya que son trabajos que se basan en datos empíricos, salvo que consideres el propio hecho de ser pragmático una ideología, pero solo en ese sentido podrían ser considerados ideológicos.

        Saludos,

        Oscar

  4. Estimado Enrique,
    gracias por tu comentario, ojalá te tengamos seguido en el blog.

    Es verdad que el que hayan 15 o 20 universidades que sean las mejores del mundo no es concluyente sobre su nivel de educación en general; pero este es solo un dato entre varios. Además, si bien no es un dato concluyente, creo que de una manera igualmente fácil podrías concluir que no es un dato inocuo y que sin duda tiene causas y efectos que sí son más generales. Por ejemplo, Timothy Garton Ash -inglés, profesor de Oxford y Stanford- trata de explicar por qué las universidades de USA son mejores que las de UK (que son las segundas mejores) y suelta un dato que creo que es auto-explicativo: el presupuesto público de USA para educación terciaria es 2.2% de su PBI, lo cual es más que el presupuesto público y privado de UK combinados para educación terciaria. El presupuesto privado de USA es 4.1% (casi el doble que el presupuesto general de UK), si no me falla la memoria. Ojo que estamos hablando de porcentajes del PBI; entonces además hay que tomar en cuenta el tamaño de USA. Además, repito, estoy comparando a USA con UK, el segundo mejor, no con Jamaica o Perú. Y otros tantos datos más se podrían dar, pero ameritarían un post separado. Esto hace que se generen reacciones en cadena, sinergias, etc. a toda escala. Con lo cual, sigo pensando que no tiene sentido enfatizar en las deficiencias de su sistema educativo.

    En relación a la prensa. No sé exactamente a qué te refieres con control de contenido, pero si hay un país en el que la libertad de expresión ha sido defendida -y, acaso, inventada- ese es USA. Y creo que hay muestras suficientes de la prensa norteamericana como líder como para ahondar en el tema: NYT, Washington Post, Wall Street Journal, CNN, etc. etc. etc.; por hablar de los medios tradicionales. Pero, también en el ámbito virtual, páginas como Digg o Reddit son líderes en sus rubros. La concentración de los medios es un fenómeno global, producto de la regulación del sector. Si subjetivamente no nos gustan esos medios, ok; pero objetivamente son líderes a nivel mundial.

    En relación al tema del post -del cual ya nos alejamos demasiado-, si bien pueden muchas veces haber fallas de mercado, no siempre es claro que la regulación sea la mejor alternativa. Prohibir la publicidad es una alternativa ineficiente y que, en el largo plazo, termina beneficiando a empresas como Mc Donalds. Si bien restringir la publicidad puede disminuir las ventas de Mc Donalds, también es una barrera de acceso para alimentos menos dañinos. Esto, si la norma es aplicada de manera gruesa (sin distinguir entre comidas). Si se comienza a distinguir entre comidas dañinas y no dañinas, con una regulación más detallista, se incrementan los costos de aplicación y se puede convertir en impracticable; sin tomar en cuenta la presión que ejercerán empresas como Mc Donalds en los reguladores para subir la valla para considerar a una comida dañina.

    En relación a los deberes de revelar información, sobre los que me he pronunciado en anteriores posts, estos tampoco suelen cumplir sus metas.

    Saludos,

    Oscar

    • enrique says:

      Creo que las soluciones al problema pasan por matices ideológicos de “más o menos gobierno”. Viniendo del Perú… pues la opción de “menos gobierno” parece la más adecuada considerando su ineficiencia y corrupción pero en el largo plazo los países que hacen uso de regulación para corregir deficiencias del mercado tiene más felices a su población. No se trata de imponer un trámite engorroso de regulación sino de dar información. La gente debe saber lo que consume y poderlo comparar. Sí creo que empresas como macdonalds utilizan el marketing con pocos miramientos a los derechos y beneficios del consumidor. Sin embargo, siempre ha sido dificil poner en la balanza la libertad de expresión contra otros derechos de los ciudadanos.

      Cuando escribes … “el presupuesto público de USA para educación terciaria es 2.2% de su PBI, lo cual es más que el presupuesto público y privado de UK combinados para educación terciaria” te refieres en términos porcentuales? Mayor gasto no siginifica necesariamente mas eficiencia. Calidad y acdeso a educación.

      Lo comente en le post anterior “salvo algunas excepciones”, ellas podrían ser algunos de los medios que mencionas en ciertos temas. Sin embargo, la mayoría al igual que el Perú, no se informa, consume diarios de a luca o mira Fox News.

      • Estimado Enrique,
        No creo que sea un tema ideológico, tal como le contesto a Marco arriba, la deficiencia de la regulación para solucionar problemas ha sido estudiada en detalle y sobre la base de datos empíricos. Los deberes de revelar información a los que aludes, sin embargo, han recibido menos críticas, en el sentido en que se ha discutido la pertinencia con la que habitualmente son reguladas, más no se ha cuestionado su existencia per se; como en el caso de la regulación de precios por ejemplo.

        En realidad, el dato que di sobre el artículo de Timothy Garton Ash sí tenía un pequeño error de cifras, producto de mi memoria defectuosa, pero en el fondo la idea es correcta: reproduzco el dato y otro artículo más actual relacionado: “El Reino Unido, como Francia y Alemania, dedica sólo el 1,1 % de su producto interior bruto a la educación de tercer ciclo. EE UU dedica el 2,6 %; 1,4% de origen privado y 1,2% de origen público. Es decir, el gasto público de EE UU en educación es mayor que nuestro gasto público y privado combinado. Europa habla sin cesar de una “economía basada en el conocimiento”, pero EE UU lo lleva a la práctica. Y detrás le siguen, llenas de empuje, las economías asiáticas”.
        http://www.elpais.com/articulo/opinion/declive/Oxford/elpepusocdgm/20061203elpdmgpan_1/Tes
        Mismo tema, más actual: http://www.elpais.com/articulo/opinion/reto/universidades/europeas/elpepuopi/20100713elpepiopi_9/Tes

        Por otro lado, la comisión de las Naciones Unidas para Europa, en 2005, sacó un documento titulado “Trends in Europe and North America-Education” en el que señalaron que “Enrolment in tertiary education is highest in North America and Finland (over 50 students per 1000 population)”. Creo que no tiene sentido ahondar en el tema por el momento.
        http://www.unece.org/stats/trends2005/education.htm

        Ya sin con esto no te convenzo Enrique!!

        Saludos,

        Óscar

  5. Elisa Echegaray says:

    Como madre, puedo asegurar que la buena alimentación de los niños y educarlos para que sepan alimentarse, es responsabilidad total de los padres.

    En el caso de las cajitas y/o loncheritas, lo que les interesa es el juguete que traen como regalo, y el tema de la colección!, al niño le interesa tener todos los muñecos de la campaña, más no la propia comida.

    Por otro lado existen los juegos, y aunque suene extraño, el ambiente familiar, a los niños les encanta el tener a sus padres, esa combinación de tener todo lo que ellos quieren (juego y sus padres) es lo que atrae, y si le agregamos que en ocasiones se juntan con sus amigos, en un lugar fuera del colegio, es más llamativo aún. Si reemplazamos dichos juguetes y “cajitas felices” por tiempos de calidad a nuestros hijos, se darán cuenta que poco a poco esos lugares que venden comida chatarra, será de poco interés de ellos.

    Hablo por experiencia personal.

  6. Estimada Elisa,
    gracias por tu comentario. Éste enfatiza la importancia de la familia en la alimentación de los niños. Es innegable, sin embargo, que los métodos publicitarios de Mc Donalds incrementan sus ventas; pero es ilusorio pensar que una prohibición de este tipo realmente va a frenarlas, ya que, como ese, existen muchos métodos para lograr atraer a los niños hacia la comida chatarra.
    Saludos,
    Oscar

  7. Pingback: Los números de 2010 « Blog de la Facultad de Derecho

  8. Pingback: Más regulación: una mala receta para cuidar la salud pública | Respeto x Respeto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: