Nuevas elecciones: más de un milagro

Por: Alvaro Tord, asociado del Estudio Benites, Forno, Ugaz & Ludowieg, Andrade Abogados.

A las puertas de la segunda vuelta electoral presidencial, quienes no desean que ninguno de los dos candidatos sea elegido, sugieren votar nulo o en blanco, con la finalidad de que estos votos lleguen a superar los dos tercios de los votos emitidos, y con ello, conseguir la anulación del proceso y nuevas elecciones.

Si bien haría falta un milagro para que los votos en blanco o nulos superen esa tremenda valla, de producirse tan singular acontecimiento, hay que prever las consecuencias jurídicas que se suscitarían y que plantea las siguientes interrogantes: ¿Es cierto que se anularía no sólo la segunda vuelta, sino que también la primera? ¿Cuál es el sustento jurídico de esta afirmación?

Según el artículo 184 de la Constitución y el artículo 365 de la Ley Orgánica de Elecciones, el Jurado Nacional de Elecciones deberá declarar la nulidad total de un proceso electoral, sea este un referéndum u otro tipo de consulta popular, cuando los votos nulos o en blanco superen los dos tercios del número de votos.

Existe una segunda causal que se encuentra regulada en la segunda parte del artículo 365 de la Ley Orgánica de Elecciones, que señala que el Jurado Nacional de Elecciones también declarará la nulidad de una consulta popular si se anulan los procesos electorales de una o más circunscripciones que, en conjunto, representen el tercio de la votación nacional válida.

Queda claro entonces de que en caso que los votos nulos o en blanco superen los dos tercios de los votos emitidos, el Jurado Nacional de Elecciones deberá declarar la nulidad del proceso electoral. Lo que no se sabe es si dicha nulidad alcanzaría a la primera vuelta.

Sobre este tema en particular no existe dispositivo legal alguno que responda a esta pregunta de manera precisa. La solución a esta interrogante estaría en manos del Jurado Nacional de Elecciones, en caso remoto que un supuesto así ocurra.

En ese sentido, puede que nunca haya una solución oficial a este enigma jurídico. No obstante, especialistas en materia electoral sostienen la tesis de que los efectos de la nulidad de la consulta popular por la segunda vuelta de las elecciones presidenciales no deberían extenderse a la primera vuelta, puesto que se trata de una consulta popular distinta.

Según esta tesis, en el supuesto hipotético de que la segunda vuelta incurra en cualquiera de las dos causales de nulidad señaladas, habría nuevamente una segunda vuelta entre los mismos dos candidatos. Es decir, no habría nueva primera vuelta.

Si bien, partiendo de una interpretación literal de las normas citadas, esta tesis pudiera ser correcta, frente a la realidad me parece que no lo es. Ello, en tanto que no tiene sentido obligar a la población a votar nuevamente entre dos candidatos que han sido rechazados por los dos tercios de la misma. Creo que se estaría forzando a los ciudadanos a elegir lo que no quieren elegir.

No obstante, también es cierto que, en la medida que este supuesto de nulidad no habría ocurrido en la primera vuelta, de acuerdo al texto de las normas citadas, esta no tendría que ser declarada nula. Es el clásico enfrentamiento entre el texto legal y lo que puede considerarse como justo en el caso concreto.

Podemos concluir entonces que para que haya nuevas elecciones, es decir, con primera y segunda vuelta, tendrían que ocurrir dos milagros: que los votos en blanco o nulos superen los dos tercios de los votos emitidos, y que el Jurado Nacional de Elecciones interprete que la nulidad a la que se refiere el artículo 184 de la Constitución debe extenderse a la primera vuelta.

En ese sentido, para aquellos que piensan que sólo hace falta un milagro para que haya nuevas elecciones me parece que son necesarios dos: uno fáctico y otro jurídico.

Anuncios

4 Responses to Nuevas elecciones: más de un milagro

  1. Sebastián says:

    “Ello, en tanto que no tiene sentido obligar a la población a votar nuevamente entre dos candidatos que han sido rechazados por los dos tercios de la misma. Creo que se estaría forzando a los ciudadanos a elegir lo que no quieren elegir.”

    Evidentemente. ¡Cuál sería el punto de organizar una segunda vuelta con los mismos candidatos! La nulidad debería extenderse a la primera vuelta. Sin embargo, nuevamente caemos en un dilema: por qué los ciudadanos anularíamos la segunda vuelta si los candidatos elegidos han tenido la suficiente cantidad de votos. No tiene sentido. La voluntad popular fue que ambos salgan, ¿no?

    De modo que pienso que este artículo de la constitución se refiere a la primera vuelta. Y si fuera así, si se anulan la primera vuelta, caeríamos en el mismo dilema de forzar a los ciudadanos a elegir a quienes no quieren. ¿En este caso se debería hacer una reinscripción de los candidatos? ¿Eliminar a los que tengan mayor desaprobación tras un referéndum?

    Finalmente, si es que se anulan las elecciones por completo (primera y segunda vuelta), ¿cuál es el proceso a seguir…?

    • Alvaro Tord says:

      Estrictamente, la primera vuelta es una consulta popular distinta que no debería ser anulada porque no ha incurrido en el supuesto que señala la Constitución. Pero imaginemos que entre la primera y la segunda vuelta aparece información que hace que los que votaron en primera vuelta por ambos candidatos, se den cuenta que ninguno es una buena opción y los dos tercios de la población los rechaza. ¿Tiene sentido una segunda vuelta entre los mismos candidatos? Yo creo que no.
      La solución estaría en manos del Jurado Nacional de Elecciones que, en mi opinión, tendría que anular tanto la primera y la segunda vuelta en ese caso. Si los dos tercios de votos son nulos o en blanco por cuestiones distintas como errores en la votación, creo que ahí sí sólo se debería anular la segunda vuelta.

  2. felix says:

    De acuerdo a la cita del articulo 365 del JNE es bastante clara no deja lugar a dudas “… declara la nulidad total de las elecciones…” y todos hemos participado de “las elecciones 2011”.

    Artículo 365.- El Jurado Nacional de Elecciones declara la nulidad total de las elecciones en los siguientes casos:

    Cuando los votos nulos o en blanco, sumados o separadamente, superan los dos tercios del número de votos válidos;

    Concordancia: Const.: art. 184; LOE: art. 287

    Si se anulan los procesos electorales de una o más circunscripciones que en conjunto representen el tercio de la votación nacional válida.

    Concordancia: LOE: art. 364

    por lo tanto siendo “el voto en blanco” una opcion democrática, quienes no estamos de acuerdo con ninguno de los dos candidatos podemos hacer uso de ello con todo derecho… esperemos el milagro…

  3. Carmen vilca says:

    Por lo menos estos dos candidatos, el que resulte con mayor cantidad de votos no tendría representatitividad. Es decir, no estaría valiadado por el mayor porcentaje de la población. Si alguno gana con solo 30 % tendría claro que el 70% no lo quiere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: