Administración de lo tributario. Para mejorar el flujo de caja en las empresas

Por: Francisco Pantigoso, Abogado por la PUCP, MBA por la Universidad del Pacífico, Miembro de IFA – Grupo peruano, Profesor de la UP

En épocas de desafío económico mundial, diversas empresas vienen luchando con la creciente competencia por un área de demanda más pequeña, la fuerte presión de los precios a la baja y un acceso extremadamente restringido al crédito.

Estos factores muchas veces se han combinado para ejercer una enorme tensión sobre los ingresos corporativos y han elevado los problemas de negocios relacionados con un entorno de efectivo restringido. Es sabido que las preocupaciones relacionadas con proteger las ganancias por acción, el mantener el valor de dicha acción, el resaltar e implementar la reducción de costos y el asesorar y monetizar los activos de bajo rendimiento, se han vuelto verdaderas prioridades financieras.

Cabe destacar que los problemas que se dan en los negocios, en un entorno de efectivo restringido, es la administración del flujo de caja, reducción de costos, repatriación de efectivo por operaciones extranjeras, déficit de capital, problemas de liquidez en el corto plazo, confianza en la cadena de abastecimiento y en las cifras reportadas, gestión de la fuerza laboral, caída de los precios de los activos, ofertas públicas iniciales canceladas y la necesidad de alternativas estratégicas, además de la administración de las tasas de cambio.

Gestión estratégica fiscal interna

Ahora bien, los tributos no son siempre el centro de atención cuando se trata de la gestión del efectivo. Sin embargo, aquellos son parte del análisis estratégico global, generando oportunidades significativas, ya que son uno de los mayores ítems en el balance de ingresos y además por el valor de las oportunidades de impuestos que están disponibles para la mayoría de las compañías.

Una estrategia fiscal adecuada puede mejorar el EBITDA. Como se recuerda, el EBITDA (“Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization”), toma el resultado final de la empresa y le resta los gastos e ingresos por intereses, los impuestos, las depreciaciones y las amortizaciones para mostrar lo que es el resultado puro de la empresa, sin que elementos financieros (intereses), tributarios (impuestos), externos (depreciaciones) y de recuperación de la inversión (amortizaciones) puedan afectarle. De esta forma obtenemos una imagen fiel de lo que la empresa está ganando o perdiendo en el núcleo de su negocio.

Dicha estrategia fiscal puede generar -lícita y legalmente-, un flujo de caja adicional al “desbloquear” montos de efectivo y generar así ahorros anuales. Se pueden mencionar las siguientes estrategias para generar efectivo a las empresas:

–           Examinar nuevas medidas de estímulo para oportunidades.

–           Revisar subvenciones e incentivos disponibles (sectoriales, territoriales, etc.).

–           Convertir pérdidas en atributos fiscales.

–           Evaluar las posibilidades de retorno tributario (pedidos de devolución, liberación de retenciones, percepciones, detracciones).

–           Repatriar eficientemente efectivo y ganancias.

–           Liberar el efectivo bloqueado en cadenas de abastecimiento.

–           Crear beneficios de flujo de caja.

Recuérdese que los gastos tributarios pueden ser un componente crítico para cualquier estrategia de ahorro de costos, especialmente una que se oriente a reducir gastos de efectivo. Los gastos tributarios pueden proveer muchas oportunidades de ahorro si se tienen en cuenta estrategias como el evaluar los valores de activos existentes y su desempeño para posibles ajustes, recuperar pagos tributarios excesivos cuando por ejemplo los pagos de las cuotas de impuestos son exagerados, examinar el perfil de la provisión de impuestos y las estructuras de préstamos inter-compañías, sustentar adecuadamente los gastos incurridos.

Actividad gubernamental para fomentar el flujo

En la doctrina, se han identificado áreas de estímulo macroeconómico para el incremento del flujo de caja, aplicados a través de cambios legislativos y políticas fiscales:

–           Generar programas de depreciación acelerada diseñados para ayudar el flujo de caja, permitiendo cancelar rápidamente el costo de la inversión;

–           Aplazar y retomar provisiones de pérdidas operativas netas para ayudar a las compañías a compensar los ingresos.

–           Ajustar las tasas de impuestos de ingresos corporativos, para atraer inversión y empleo, así como para estimular la demanda total aumentando recaudación.

–           Mejorar el crédito fiscal de investigación y desarrollo (I&D), alentando a las compañías a mantener su inversión en innovación;

–           Efectuar cambios en impuestos indirectos para mantener la demanda mediante la reducción  de costos en bienes y servicios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: