La Ley de Protección de Datos Personales y el futuro de la sociedad de la información en el Perú

Por: Erick Iriarte Ahon, Jefe del Area de Derecho y Nuevas Tecnologías, Iriarte & Asociados (http://iriartelaw.com)

En el año 2005, tras el proceso de firmas para un referéndum revocatorio en Venezuela, donde cientos de venezolanos expresaron su vocación democrática para buscar un cambio en la dirección de su país, el entonces diputado gubernamental Luis Tasco publico la denominada “Lista Tascon” en su sitio web. Esta lista era de las personas que habían firmado la solicitud para el referéndum revocatorio, no era de los que habían votado en uno u otro sentido, sino tan solo de los que habían expresado su interés en un proceso democrático. En la página web del diputado Tascon uno podía con tan solo colocar el DNI saber si se había firmado o no por el referéndum. Para poder tener esos datos se tenía que haber tenido acceso a los planillones firmados, que estaban en manos del Consejo Nacional Electoral. El argumento de Tascon era tener “una demostración del fraude”, el argumento que expreso la población fue un “mecanismo de control y persecución política” al haberse identificado a personas firmantes.

Lo cierto es que el Presidente Hugo Chavez, ordenó se retire la publicación de la web, pero al mismo tiempo apareció la denominada “Lista Maisanta” que era la misma “Lista Tascon”, pero por supuesto uno podía conseguirla por un par de bolívares en las calles de Caracas, junto con cientos de cds con bases de datos de personas, tal como se consiguen en la Av. Wilson, en Lima. ¿Qué mas ocurrió con la lista Maisanta?, dado que muchas personas que no necesariamente eran chavistas pero sí trabajaban en el Estado habían firmado el documento, comenzaron a ser despedidas, argumentándose entre otros elementos el aparecer en la Lista Tascon. Es decir la Lista Tascon, y los datos alli contenidos terminaron siendo un instrumento de control político, siendo que los datos sobre inclusive el estar de acuerdo o no con un proceso de referéndum terminan siendo un instrumento de control social.

No quiero dejar de reconocer que Luis Tascon en su proyecto de ley sobre infogobierno (2007) incorporo temas de protección de datos personales, que hubieran hecho imposible el acto que el mismo cometió dado que se protegía a los individuos. Lamentablemente, este proyecto entro en la congeladora, porque los regímenes autoritarios no necesitan de leyes de protección de datos personales, necesitan los datos para poder controlar. (Tascon murió el año 2010).

El Big Brother, elemento controlador de la vida de todos, que todo lo sabe y todo lo conoce, es el mayor temor que la democracia puede tener, dado que en aras de la “estabilidad, nacionalismo y seguridad” el individuo pierde la propiedad de sus datos personales y le pertenecen al Estado, siendo que no requiere entonces protegerse del Estado. Si bien las primeras luchas por leyes de protección de datos personales se enfrentaron a la idea de un Estado Totalitario que controle la vida de las personas (curiosamente Alemania post nazi e Italia post fascista son donde el empuje por el tema de la protección de datos personales se dio con mayor fuerza), ahora también es parte de la batalla que tienen los individuos contra cualquier entidad (publico o privada) que quiera tener sus datos personales sea para control político, control social, control económico, marketing, o incluso para delitos (cada vez mas las extorsiones se basan en datos personales obtenidos a plena luz del día).

En el Perú el proyecto de ley de protección de datos personales ya fue aprobada y promulgada, esto nos permite estar a la par de Argentina, Chile, Colombia y México que tienen leyes vigentes y que encuentran en su utilización un mecanismo para el desarrollo de sociedad de la información.

La ley es un notable avance de las tendencias en materia de protección de datos personales, pero además también consensúa los esfuerzos por una norma moderna, que permita el desarrollo de la industria de TICs y de servicios como los call centers (que generan decenas de miles de puestos de empleo). Asimismo, la norma tiene relevancia en la medida que es un instrumento para que se tenga control sobre nuestros datos personales, pero también es un instrumento de directa acción contra cualquier régimen autoritario, permitiendo una adecuada protección de las personas, de sus creencias, de sus datos de salud, de fe, de opción sexual, de filiación sindical, de filiación política. No contar con esta ley de protección de datos personales es desproteger a todos, siendo que “listas Tascon” pudieran aparecer para segregar o controlar a determinados grupos, por su fe, su creencia política, su opción sexual, su filiación sindical, entre otros.

La norma esta dada, tenemos temas que perfeccionar, como toda norma, sin embargo serán los temas ligados al régimen de sanciones y a la actividad de la autoridad administrativa los que deberán tenerse en especial consideración al realizar el reglamento. Y desde ya el tema que debe considerar la Autoridad como primera acción es el Registro de las Bases de Datos conjuntamente con una acción sumamente agresiva, en alianzas publico-privadas para divulgación, desarrollo de capacidades y concientización de la población en materia de protección de datos personales.

La democracia en el Perú exigió, demandó, requirió, la promulgación de la ley de protección de datos personales, hemos batallado muchísimo en este camino y no debemos perder la oportunidad histórica de protegernos de cualquier forma de autoritarismo público o privado.

 *La foto fue obtenida de la galería de Edans

2 Responses to La Ley de Protección de Datos Personales y el futuro de la sociedad de la información en el Perú

  1. Hari Seldon dice:

    Hola Erick

    ¿Dime ¿por qué cuando leo la ley de protección de datos peruana tengo la sensación de leer una copia mal hecha de la ley de protección de datos española?

    No es que la ley española esté bien hecha, es que la peruana está aún más llena de impresiciones e indefiniciones.

    En tu análisis sobre el control del Estado y libertades individuales yo veo otra cosa: la utilización de esta misma ley para ocultar la corrupción y apoyar la impunidad.

    Es lo de siempre, dos personas ven los mismos síntomas y llegan a diagnósticos opuestos.

    En mi opinión la ley de transparencia y acceso a la información pública fue un gran avance en el Perú. Tu ley de datos personales representa un retroceso enorme.

    Por cierto, muy buen “timing” en la promulgación de la ley, justo antes del cambio de gobierno. ¿Por qué será?

  2. Abel dice:

    Yo creo que un regimen autoritario puede conseguir los datos de todo el mundo con o sin ley. Tal como lo hizo la Gestapo, la Stassi, el CDR, etc.. Decir que una ley así protege al ciudadano de la intromisión de un gobierno autoritario es risible. O me van a decir que el chuponeo, vigilancias y amedrentamientos que vivimos durante años eran acciones legales? Claro que no.
    Para lo que sí sirve esta ley para ocultar los datos “sensibles” de los políticos. El débil siempre débil y el poderoso siempre poderoso, con abogados caros usando leyes como ésta para mantenerse ricos e intocables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: