¿Un paso innecesario en el camino a la consulta? Sobre la derogatoria del Decreto Supremo N° 023-2011-EM

Por: Christian Donayre Montesinos, Profesor de la UP, especialista en Derecho Constitucional

El último martes 23 de agosto se aprobó por unanimidad la ley que regula el derecho a la consulta a los pueblos indígenas u originarios. Lo único que rompió esa unanimidad y, por consiguiente, fue objeto de votación aparte (los Grupos Parlamentarios Fujimorista y Alianza por el Gran Cambio votaron en contra) fue la inclusión de una disposición que plantea dejar sin efecto el Decreto Supremo N° 023-2011-EM, Reglamento del Procedimiento para la aplicación del Derecho a la Consulta a los Pueblos Indígenas para las actividades minero energéticas. Independientemente de si lo recogido en este dispositivo resulta positivo o negativo para efectos del proceso de consulta, su derogatoria debe ser motivo de preocupación.

Y es que, como se sabe, la Administración Pública se rige por el principio de legalidad, lo que significa que para que la autoridad pública actúe requiere que exista una habilitación legal en ese sentido. En este orden de ideas, conviene tener presente que al incorporarse como disposición última la derogatoria del decreto supremo en mención, no se ha precisado si tal derogatoria surtirá sus efectos recién una vez dictado el reglamento correspondiente. Esto permite inferir que al día siguiente de publicada la ley que regula la consulta, el Decreto Supremo N° 023-2011-EM dejaría inmediatamente de tener vigencia.

 Si ese es el escenario que se nos viene, habría que preguntarse: ¿Qué sucederá con los proyectos de inversión que se encontraban en trámite y estaban aún en alguna etapa enmarcada en el decreto supremo mencionado? ¿Sobre la base de que dispositivo normativo las autoridades públicas involucradas continuarán aquella negociación que se llevaba a cabo a propósito de la consulta? ¿Esto significa su suspensión o, peor aún, su paralización inmediata para reiniciar la negociación cuando se dicte el reglamento de la ley que regula la consulta, el cual por cierto podría dictarse dentro de noventa (90) días tras su publicación?

 Creemos que son interrogantes completamente válidos y que bien convendría no dejar de lado si al final de cuentas estamos de acuerdo con la implementación del derecho a la consulta, pero sin que esto signifique desalentar la inversión ni mucho menos suspender o paralizar los proyectos que se encuentran en trámite. Mantener tan sólo la fórmula recogida en todos los proyectos de ley presentados sobre la consulta, que precisaba que la aprobación de la ley no modificaba o derogaba las medidas legislativas ni dejaba sin efecto las medidas administrativas dictadas con anterioridad a su vigencia, sin referencia alguna a la derogatoria del Decreto Supremo N° 023-2011-EM, habría sido lo mejor. No sólo no se hubiera roto aquella unanimidad sino que las preocupaciones que hoy nos asaltan ni siquiera habrían asomado.

One Response to ¿Un paso innecesario en el camino a la consulta? Sobre la derogatoria del Decreto Supremo N° 023-2011-EM

  1. Enrique Cabrera dice:

    Paralizar las inversiones, equivaldria a considerarlas expropiaciones, debido a una mala administracion del Estado. Por lo que de no darse una pronta solucion a estos potenciales problemas con los inversionistas, ya veo al Estado litigando como nunca antes lo habia hecho en la corte del CIADI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: