¡Zapatero a tus zapatos!

Por: Rocío Sagástegui Ponsignon, profesora de Derecho Administrativo en la PUCP

Hace poco leí un comentario de Óscar Súmar publicado en El Cristal Roto en el que reflexionaba sobre los límites del Tribunal Constitucional en el ámbito de las reguladoras, y se me vino a la mente también dos fallos del TC el caso de la PUCP y el caso en la que se pronuncia sobre una ordenanza municipal que afectaba una concesión minera. Conforme leía el blog, recordé una sentencia que afectaba al regulador de electricidad  que se ventiló en el TC, pues en él no solo se declaró fundado un amparo sino que además declaró nulas las resoluciones emitidas por la JARU y un concesionario de Lima.

Si nos ponemos analizar en general al mercado eléctrico peruano podemos ver que éste experimentó un profundo cambio  a partir del año 1992 y ahora vuelve a enfrentar cambios por el desarrollo de la industria del gas natural y el tema de las energías renovables. Si el Tribunal Constitucional sigue sacando este tipo de fallos, existirá una nueva perspectiva de los reclamos y la forma cómo estos deben ser resueltos en cuanto al servicio público de Electricidad.

 Felizmente, si bien el  artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional  señala que “(…) las sentencias del Tribunal Constitucional que adquieren la autoridad de cosa juzgada constituyen precedente vinculante”, también establece como requisito sine qua non que esto sea expresado en la sentencia precisando el extremo de su efecto normativo y esto no se dice en la sentencia recaída en el Exp. N° 01865-2010-PA/TC.

Por otro lado, me queda un sin sabor respecto a este fallo no solo porque el numeral 2 del artículo 5º del Código Procesal Constitucional  señala que “(…) no proceden los procesos constitucionales cuando existan vías procedimentales específicas, igualmente satisfactorias, para la protección del derecho constitucional amenazado o vulnerado” sino porque a lo largo de esta sentencia existen una serie de aspectos controvertidos. A título de ejemplo, el TC señala en una parte de la sentencia que “La normativa no exige que sean todos los copropietarios los que soliciten el suministro” sin embargo; el artículo 971 del CC es contundente al decir que “las decisiones sobre el bien común se adoptan por unanimidad o por mayoría absoluta”. Otro ejemplo es cuando el TC dice que el artículo 165° del Reglamento de Ley de concesiones Eléctricas  prevé entre los requisitos el certificado o constancia   de posesión, y el recurrente contaba con constatación policial porque en estos casos -según la ley 28687- la constatación para acceso a servicios públicos debe ser emitida por Municipalidad de la circunscripción.

One Response to ¡Zapatero a tus zapatos!

  1. Juan Manuel dice:

    Interesante articulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: