El mercado cautivo notarial

Por: Luis Eduardo Aliaga Blanco, Bachiller en Derecho por la PUCP

El instrumento público más utilizado para otorgar mayor seguridad a las transacciones es la escritura pública, documento que solo puede ser otorgado por un Notario Público. Siendo esto así, un costo adicional y necesario que deben asumir los particulares para la creación del título inscribible[1], son los pagos que deben realizarse a las notarías para la obtención de este documento. El gran problema es que estos suelen ser costosos[2], lo cual impide que las personas de menores recursos, que son la mayoría en el país, puedan acceder a este documento.

En la práctica, la actividad del notario es de corte empresarial, que tiene que ver más con una profesión de corte económico liberal, ya que en el fondo se busca captar clientes en miras de mayores ingresos. Es evidente que hay notarías que funcionan mejor que otras, que poseen mayor personal a su cargo, contratan con otras empresas para el abastecimiento de los suministros que utilizan, poseen áreas destinadas a la administración y contabilidad, con locales que se van ampliando con el tiempo, con mayor cantidad de merchandising, con páginas web muy avanzadas que poseen una diagramación de primera y una interfaz que muchas empresas de envergadura envidiarían. Las actividades diarias de casi todas las notarías, especialmente de la ciudad de Lima y de las principales ciudades del país, no difieren mucho del comportamiento de una empresa.

Una característica trascendental para calificar a una notaría como un ente empresarial son los aranceles notariales[3]. En otras palabras, los montos que cobran por sus servicios. Algo que pocos conocen es que estos se regulan por libre competencia, o en otras palabras, de acuerdo a la competencia generada por el mercado[4]. Por lo tanto, podríamos inferir que a más competencia en el mercado de servicios notariales, los precios se reducirían y la calidad de los servicios aumentaría en beneficio de los particulares.

Lamentablemente, esto no sucede así, ya que el sistema notarial peruano establece en la ley un número determinado de plazas notariales[5] imposibilitando la incorporación de nuevos notarios (se necesita de una modificación legal con el consenso de parte del gremio notarial[6] o la existencia de plazas vacantes a ocupar[7] dentro del número pre-establecido). Por lo tanto, si no existe la posibilidad de aumentar competidores en el mercado de servicios notariales, los montos por sus servicios podrían estar siendo establecidos de manera arbitraria ya que no poseen la competencia suficiente que permita una adecuada regulación de precios y aumento en la calidad de los servicios brindados.

La forma como está organizado el Sistema Notarial Peruano evidencia que existe un proteccionismo de sus intereses económicos, a través del mantenimiento de un mercado cautivo. En efecto, siendo menos personas que brindan un servicio tan específico en un mercado donde la necesidad de protección de derechos de propiedad se hace cada vez más imperante, y cuyos consumidores dependen de los servicios notariales para múltiples actos, la demanda de servicios notariales aumentará y los ingresos por dicha actividad serán altos.

Como lo hemos expuesto, esta difícil y controlada forma para acceder a ser notario imposibilita el aumento de competidores en el rubro de servicios notariales en perjuicio de un contexto competencial eficiente que asegure una mejor calidad en el servicio y una eficiente regulación del precio de los montos cobrados por los mismos. De esta manera, perjudica los intereses de las personas, en especial de personas de bajos recursos, que necesitan de la prestación de servicios baratos para la creación de un título inscribible y así poder acceder al registro para proteger sus derechos de propiedad.

Es necesario aprender de otras experiencias internacionales, pues existen otros sistemas notariales en Latinoamérica (Honduras, Argentina) y en el resto del mundo (Francia, Alemania, España) donde el mercado cautivo notarial ya ha sido superado y el número de notarios está determinado por las necesidades del mercado y por las características de su propio sistema notarial. Así, por ejemplo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con casi 3 millones de habitantes, existen más de 2,300 Notarios. En cambio, en la ciudad de Lima, con poco más de 8 millones de habitantes su, número actualmente no llega a 140 Notarios, y a nivel nacional tenemos menos de 600 Notarios para atender una demanda de servicios notariales de más de 29 millones de peruanos.

[1] Documento necesario para la inscripción registral en el Registro Público correspondiente.

[2] El ILD sostuvo que el promedio por escritura era cercano a los S/ 400.00 Nuevos Soles. EN: “La Guerra de los Notarios”, libro publicado por el ILD, pág. 71.

[3]  “En nuestro país rigió hasta el año 1997 el arancel notarial, lo cual significaba que cada actuación del notario venía tarifada de acuerdo a la complejidad del asunto y a la cuantía del negocio. (…) sin embargo no puede negarse que un sistema tarifario no tiene buena prensa entre los usuarios del servicio, quienes lo ven como un privilegio corporativo, y además resulta difícil justificarlo frente a las reglas de libre competencia en cuanto a la calidad y precio del servicio. En tal sentido, el art. 7 de la ley 26741 (de enero de 1997) señala: la determinación de los precios de los servicios notariales se rigen por la libre competencia”. En: GONZALES BARRON, Gunther. Introducción al Derecho Registral y Notarial. Lima. 2008. Pág. 733.

[4] En un sistema de libre competencia, las empresas compiten con sus rivales por la captación de clientes en la prestación de un servicio o bien similar, fenómeno que genera el mejoramiento de la calidad de precios en los bienes y servicios ofrecidos a los consumidores. Así para captar la preferencia del consumidor, las empresas trataran de mejorar sus productos y bajaran sus precios. Por lo tanto, la libre competencia se refleja en un mercado cuando los entes empresariales buscan captar la preferencia de los consumidores sin afectar a los demás participantes (jugar limpio).

[5] Existen aproximadamente 540 notarios en todo el Perú de los cuales 138 se encuentran ubicados en Lima.

[6] El ente que organiza y designa a los notarios es el “Consejo Nacional del Notariado”, entidad adscrita al Ministerio de Justicia.

[7] Según el artículo 9 del  Decreto Legislativo Nº 1049, solo se convocarán a nuevas plazas notariales si es que existen plazas vacantes o que sean creadas.

Según el Artículo 5.- del Decreto Legislativo Nº 1049. “El numero de notarios en el territorio de la República se establece de la siguiente manera: (a) Una provincia que cuente con al menos cincuenta mil habitantes deberá contar con no menos de dos notarios. (b) Por cada cincuenta mil habitantes adicionales, se debe contar con un Notario adicional. La localización de las plazas son determinados por el Consejo del Notariado. En todo caso no se puede reducir las plazas existentes”.

3 Responses to El mercado cautivo notarial

  1. Daniel dice:

    Hay dos aspectos que deben considerarse:
    1. La ley vigente en el Perú establece el número de notarios en función de la población. No recuerdo el porcentaje, pero estoy seguro de que todavía no se ha cubierto, y el Ministerio de Justicia debería convocar a los concursos que sean necesarios.
    2. El problema no se resuelve sólo con mayor competencia, sino que es muy importante la disponibilidad de la información del caso. Así, si quiero elevar a Escritura Pública un contrato de compraventa debería poder contar con información sobre cuanto me costaría ese trámite en diversas notarías, a efecto de poder tomar la decisión más conveniente.

  2. Gracias Daniel por tu comentario. Es cierto que también hay restricciones a la publicidad de las notarías, lo cual es una clásica restricción a la información en el mercado. Claro que -a su vez- se puede considerar una restricción a la competencia. La publicidad es -precisamente- un medio para competir en el mercado.
    Saludos,
    Oscar Súmar

  3. Carlos dice:

    Interesante el tema de la transparencia en los servicios notariales. Ya el Indecopi se ha pronunciado respecto a la obligatoriedad de la lista de precios sobre servicios homogeneos (como las copias legalizadas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: